fbpx

Implante de cartílago de cadera

El implante de condrocitos autólogos o implante de cartílago es una técnica cuya eficacia se ha demostrado ampliamente en el tratamiento de las lesiones del cartílago de la rodilla y el tobillo. En el caso de las lesiones de cadera existen menos estudios, pero su eficacia es muy alta cuando la indicación es correcta

En 2006 se publicaron por primera vez datos de un implante de condrocitos en cadera (Akimau, 2006) refiriendo buenos resultados, lo que pareció confirmarse posteriormente al publicarse una serie de 15 enfermos tratados con este método (Fontana, 2012).

En el implante de condrocitos autólogos se cultivan las células cartilaginosas (condrocitos) del paciente y, usando una membrana de colágeno en la que se implantan las células y con la que se cubre la lesión, se crea tejido cartilaginoso nuevo en la zona dañada. Para ello hace falta un laboratorio especializado en el cultivo de condrocitos, autorizado expresamente por la Agencia Española del Medicamento.

Los resultados de esta técnica dependen en gran medida de las condiciones de la articulación dañada, de las causas desencadenantes y de las características del enfermo. Otro de los factores que determinan el resultado es la concentración de condrocitos que se implantan. Una técnica de cultivo especial (ICC), desarrollada en Clínica CEMTRO, asegura la máxima cantidad de condrocitos por milímetro cuadrado de lesión, mejorando mucho los resultados.

Recientemente se ha publicado un artículo en la revista Cartilage, financiado por la Fundación Dr. Pedro Guillén, en el que se objetivan los beneficios de esta técnica (ICC) y su capacidad para producir cartílago hialino.

Indicaciones

El implante de condrocitos está indicado en lesiones circunscritas del cartílago de la cadera, de pequeño y mediano tamaño. En el caso de que haya daño del hueso subyacente puede ser necesario hacer un injerto óseo previo al implante de cartílago.

En pacientes mayores o en articulaciones muy dañadas se suele optar por la artroplastia o prótesis de cadera, que tiene muy buenos resultados. El implante de cartílago suele preferirse en pacientes jóvenes que hacen mucho uso de la articulación, y con él se pretende retrasar varios años la necesidad de una prótesis de cadera.

Antes de realizar el implante de cartílago hay que corregir el problema que ha llevado a la lesión.

Las causas más frecuentes de lesiones de cartílago que precisan implante de condrocitos son:

Procedimiento

Para realizar un implante de condrocitos en la cadera se precisan dos intervenciones. En el primer tiempo se extrae mediante artroscopia de cadera una muestra de cartílago de otra zona de la articulación.

De esta muestra de cartílago se realiza un cultivo en un laboratorio especializado. Tras 4-6 semanas de cultivo se consiguen la cantidad necesaria de condrocitos para realizar el implante.

En un segundo tiempo quirúrgico se interviene al paciente. Según la localización de la lesión la cirugía se hará por artroscopia de cadera o por cirugía abierta.

En la intervención se desbrida la lesión del cartílago, se limpian los bordes quirúrgicos y después se coloca una membrana de colágeno recortada a la medida de la lesión, en la que se han instilado los condrocitos.

Esta membrana se fija al hueso subyacente, mediante sutura ósea, o al cartílago adyacente. Sobre la membrana se pone una capa de Tissucol para sellar los puntos y facilitar el agarre del implante.

Para el implante de condrocitos (segundo tiempo) suele usarse anestesia epidural. La operación dura unos 90 minutos y suele conllevar 2-3 días de ingreso.

Recuperación

Tras el implante de condrocitos el paciente debe permanecer 6 semanas sin apoyar la articulación. En esta fase se recomienda fisioterapia para ganar el rango de movilidad articular.

Tras 6 semanas se comienza la rehabilitación activa con apoyo progresivo. Lo esperable es que el paciente vuelva a su actividad habitual en 12 semanas.

Resultados

Dado lo novedosos del tratamiento de implante de condrocitos en la cadera, los resultados han de extrapolarse de la cirugía similar practicada en la rodilla. La mayor parte de los enfermos que se han sometido a esta operación refieren una mejoría sintomática tras el implante de condrocitos. En gran medida, los buenos resultados dependen de la buena selección de los pacientes: si el implante de condrocitos se utilizase cuando no está indicado, por ejemplo, cuando el daño de la cadera está muy avanzado, la técnica fracasaría.

Existe un grupo de pacientes en los que las molestias persisten a pesar del tratamiento correcto. Este grupo suele precisar una prótesis como última alternativa.

Suele comprobarse la recuperación anatómica de la lesión mediante una resonancia magnética, además de constatar la disminución de los síntomas. Ocasionalmente es preciso repetir una artroscopia (second look) para determinar el grado de recuperación de la lesión.

Síntomas del choque femoroacetabular

Los síntomas del choque femoroacetabular son variados, y a menudo no están todos presentes en el mismo paciente. Suele iniciarse por un dolor que localizamos en la ingle, de características mecánicas , tras realizar alguna actividad física, o bien después de algún esfuerzo; aunque también puede que no haya una causa desencadenante.

A partir de ese momento, el dolor se localiza en la zona inguinal o en la cara anterior del muslo, durante la práctica deportiva o más frecuentemente después de la realización de la misma. También tras un largo viaje en coche o bien al levantarse tras estar un buen rato sentado.

Suele mejorar con el tratamiento inicial con anti inflamatorios y fisioterapia, pero reaparece al reiniciar la actividad física habitual. Son frecuentes los diagnósticos erróneos, por aquellos especialistas que no están familiarizados con este síndrome: osteopatía de pubis, pubalgia, tendinitis de repetición…y las terapias empleadas son ineficaces y frustrantes para nuestro paciente.

Diagnóstico del choque femoroacetabular

Para el diagnóstico es fundamental la realización de una serie de pruebas de imagen:

  • Radiografía simple: Proyección antero-posterior de pelvis en carga y Axial de Dunn de ambas caderas.
  • Artro RMN: Es la prueba preferida para poder evaluar el estado del labrum y del cartílago articular. Para hacer esta prueba, en primer lugar se inyecta gadolinio (un contraste) dentro de la articulación, y después se realiza la resonancia magnética. Otras lesiones identificables son la no esfericidad de la cabeza, las herniaciones o las calcificaciones del labrum, la presencia de quistes paralabrales…

Tratamiento del choque femoroacetabular

Tratamiento conservador

Una vez diagnosticado el problema, las primeras propuestas al paciente son el uso de medicación antiinflamatoria y un protocolo de fisioterapia que ayude a corregir los movimientos perjudiciales, a la vez que alivie el dolor.

Se suele ofrecer de manera frecuente la posibilidad de realizar una infiltración articular.

Las infiltraciones intra-articulares suelen reducir o hacer desaparecer el dolor, en ocasiones, temporalmente y otras veces por un largo periodo.Fundamentalmente cumplen dos funciones:

  • Aliviar aquellas molestias que provienen de la región intra-articular de la cadera ( y no de otros zonas cercanas como podría ser la columna, el pubis, los glúteos, psoas… ).
  • Confirmar el diagnóstico. Si se alivia el dolor, es un signo más de que la lesión proviene de la región intra-articular de la cadera.

Tratamiento quirúrgico

El objetivo de la artroscopia de cadera es poder remodelar estas estructuras óseas que provocan el roce o choque, y reparar las estructuras dañadas o lesionadas (labrum , cartílago) mediante una técnica mínimamente invasiva para:

  • Mejorar la calidad de vida de nuestro paciente al quitarle el dolor y mejorar la movilidad articular de su cadera.
  • Evitar la progresión de la artrosis / desgaste articular
  • Volver a la actividad perdida, laboral, deportiva y cotidiana.
  • En el caso de una deformidad CAM se remodelará el cuello y la cabeza femoral. Si se trata de un PINCER, se rebajará el exceso de hueso; y en el caso de una lesión labral, se reinsertará el mismo. Las lesiones en el cartílago del acetábulo se tratarán mediante microfracturas.
Fuentes
http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00571

Visita otros artículos relacionados
con la unidad de cadera

Menú