fbpx
Acto de Graduacion

El Dr. Pedro Guillén participa en el acto de graduación de la UDIMA y CEF

Este sábado 5 de octubre de 2013, a las 11:30 de la mañana, tuvo lugar en el Campus de la UDIMA, la Universidad a distancia de Madrid, el acto de clausura del curso 2012-2013 y la entrega de diplomas de Máster y Grado.

Durante este acto académico, al que acudieron más de 600 personas, entre los que se encontraban profesores y alumnos, el Dr. Pedro Guillén García, presidente de la Clínica CEMTRO de Madrid y padrino de los alumnos de Máster, ofreció un discurso cercano y emotivo para toda la Universidad, bajo el nombre de «El hombre alerta (mi guión vital es negociable)».

El profesor Guillén intervino justo después de que hablase para todo el salón el representante de los alumnos de los distintos grados.
La UDIMA es la primera universidad no presencial con todas sus titulaciones de grado y postgrado adaptadas al plan Bolonia. Destaca por ofrecer una comunicación cercana y constante entre los alumnos y los profesores además de una metodología activa: «aprender haciendo y estudiar divirtiéndose».

«El hombre alerta (mi guión vital es negociable)»
«La vida no es un guión innogociable, se puede cambiar a cualquier edad». Una de las frases que el doctor Guillén regaló a sus oyentes durante el acto académico. Y es que durante su discurso, el profesor, enseñó mucho del trabajo pero sobretodo de la vida. Porque, como resaltó, «no importan los pliegues en la cara si no se tienen arrugas en el cerebro» o «lo que se improvisa mejor es aquello que está muy preparado».

Durante sus palabras, agradeció formar parte de ese momento, un premio que no pesa sino que, como aseguró, le obliga a ser mejor ya que «el que cada día no es mejor, pronto dejará de ser bueno».

A todos aquellos alumnos que esa mañana recibían su recompensa por el esfuerzo realizado y soñaban con salir a la vida real, al trabajo, el Doctor Guillén les aconsejó que si querían resultados diferentes, no hicieran siempre lo mismo y que nunca les faltase un sueño por el que luchar, un lugar donde ir y alguien a quién amar. Muéstrate, les dijo a cada uno de ellos. «El salmón pone 1000 huevos y nadie se entera, la gallina pone uno y todo el mundo lo sabe». Sigue tu instinto. Deja de ser una víctima. Haz todo aquello que sabes hacer. Ten curiosidad. Enfréntate a tus miedos. Alguna decisión siempre es mejor que ninguna decisión.

Porque de su experiencia personal mucho se aprende, como el profesor Guillén les contó el sábado: «el paciente tratado en la Clínica CEMTRO tiene que desprender un aroma especial, nacido del humanismo con el que ha sido tratado».

, , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú