fbpx

Recambio de prótesis de rodilla

En ocasiones es necesario recambiar las prótesis de rodilla por una nueva prótesis para recuperar el correcto funcionamiento de la articulación

La artroplastia de rodilla produce una alta satisfacción en los pacientes cuando está correctamente indicada y operada, pero no dejan de ser una serie de piezas sometidas a desgaste mecánico, por el roce que tienen entre sí, a lo largo de su vida útil.

Es motivo de inquietud habitual entre los pacientes la duración, en condiciones normofuncionantes, de su prótesis de rodilla. Gracias a los avances en el diseño, metalurgia y métodos de implantación, se puede concluir que la duración de los implantes actuales es elevada, en torno a un 95-97% a 10 años, entendiendo que hace falta que el tiempo siga pasando para conocer realmente cuánto llegan a durar en la práctica.

Los síntomas que los pacientes suelen notar cuando la prótesis de rodilla se ha desgastado lo suficiente son de carácter progresivo y suelen incluir dolor, inflamación con cierta pérdida de la movilidad e inseguridad con ruidos extra en la rodilla, que previamente no tenían. Aunque estos síntomas son comunes a otros problemas de las prótesis, si se asocian a un implante que lleva puesto muchos años, son suficientes para solicitar pruebas de imagen para diagnosticar correctamente lo que está pasando.

Otras veces, dichos síntomas son más sutiles y llegan a pasar desapercibidos, siendo el seguimiento de los implantes mediante radiografías seriadas lo que revela la condición del desgaste y de su complicación fundamental: el aflojamiento.

El aflojamiento de la prótesis de rodirlla se produce cuando las partículas microscópicas resultantes del desgaste por roce entre los componentes de la prótesis son deglutidas por los macrófagos y otras células de las cercanías, activándose una serie de procesos inflamatorios que concluyen en la reabsorción del hueso al que se hallan sujetos los componentes metálicos de la artroplastia, resultando en su aflojamiento lento pero progresivo.

Entre los factores asociados al aflojamiento precoz figuran la obesidad (mayor peso, mayor fricción a nivel de la prótesis), los más jóvenes (tienden a realizar actividades de impacto habitualmente), la actividad física excesiva (se recomienda evitar actividades físicas de impacto) y por supuesto, la existencia o no de un adecuado alineamiento y balance ligamentoso a nivel de la prótesis, lo que se consigue en el momento de su implantación.

En caso de aflojamiento protésico se hace necesaria la actuación de un cirujano ortopédico experto, por tratarse de un problema muy específico de cada paciente (cada caso es distinto a los demás y puede requerir una modalidad de rescate diferente) y para lidiar con las dificultades técnicas inherentes al procedimiento.

El Dr. Fernando Sanz Zapata, Jefe de la Unidad de Rodilla de Clínica CEMTRO, es experto en recambios protésicos.

Visita otros artículos relacionados
con la Unidad de Rodilla

Menú