Iago Garay: fractura de codo en mountain bike

Iago Garay es un corredor profesional de bicicleta mountain bike. Entrena en la modalidad de enduro y participa en la Copa del Mundo.

Yo creo que este deporte es muy bonito, porque se practica al aire libre 100%. Y yo lo digo siempre, jamás habría llegado a los sitios a los que he llegado si no fuera por ir en una bici.

A finales del año 2020 tuvo una caída muy fuerte entrenando en Francia en la que se rompió el codo, la cabeza del radio. Se puso en contacto con el equipo del doctor Cortés.

La verdad es que es una de las mejores experiencias que he tenido en un hospital, y eso que no me gusta mucho ir a los hospitales. En todo momento fue encantador, solucionó todas mis dudas. La verdad es que yo encantadísimo, súper agradecido al doctor Cortés y a la Clínica CEMTRO porque el trato fue inmejorable.

Fractura de la cabeza radial. En qué consiste.

El codo es la articulación que se encuentra entre el brazo y el antebrazo con la función de permitir realizar varios tipos de movimiento entre ambos. Ayudado por los músculos bíceps y tríceps situados en el antebrazo, hace posible flexionar y extender el brazo. También permite realizar movimientos de rotación como la supinación y la pronación.

Los huesos que se encuentran en el brazo y antebrazo son el húmero (brazo) y el radio y cúbito (antebrazo). El radio es un hueso largo y ligeramente curvo, que conecta el codo con la muñeca en lado más cercano al pulgar. En el caso de Iago, la fractura se produjo en la cabeza radial, que es el extremo nudoso más cercano al codo.

Las fracturas de cabeza radial son bastante frecuentes, representando en adultos 1 de cada 3 del total de las fracturas en el codo. Lo más común es que ocurran en hombres y en edades comprendidas entre los 30 y los 40 años.

La causa más común para la fractura de cabeza radial es una caída sobre el codo o apoyar fuerte la mano teniendo el brazo extendido. Hay que tener en cuenta que la cabeza del radio es un importante estabilizador y que puede llegar a transmitirse el 90% del peso del cuerpo a través de él. También puede ocurrir por traumatismo directo. Los deportes con más tendencia a registrar estas lesiones son los de contacto: fútbol, tenis, baloncesto, vóleibol y también ciclismo.

Fractura de la cabeza radial. Diagnóstico

Antes de ir a recibir un diagnóstico médico, tenemos que centrarnos en los posibles síntomas, entre los que se incluyen en primer lugar dolor e hinchazón en la parte externa del codo. También es frecuente que exista dificultad para doblar o extender el codo y que duela especialmente al tratar de realizar dichos movimientos. Es difícil que el paciente pueda girar o rotar el antebrazo en movimientos de pronación y supinación.

Al percibir estos síntomas es fundamental acudir a un especialista cuanto antes. La fractura de cabeza radial no es una lesión intrascendente. Si no se trata adecuadamente puede dar problemas en la funcionalidad de la articulación y en niños especialmente, puede desplazarse  la epífisis a nivel del cartílago de crecimiento.

En caso de fractura de cabeza del radio es posible que una radiografía no sea suficiente para mostrar el problema con claridad. El diagnóstico se hace sobre todo mediante una exploración física. Al extraer conclusiones, debemos tener en cuenta que estas fracturas se clasifican en tres tipos o grados:

  • Las fracturas tipo I son las de menor gravedad, dándose casos en los que ni siquiera pueda detectarse a través de una radiografía. Son más próximas a grietas.
  • Las fracturas tipo II suelen ser fracturas desplazada.
  • Las fracturas tipo III suelen involucrar huesos rotos en varios fragmentos que no se pueden volver a unir.

Fractura de codo. Tratamiento

  • Fractura tipo I. En un primer momento se puede aspirar el hematoma. El tratamiento suele ser no invasivo, e implica principalmente la inmovilización de la zona. Esto se hace mediante un cabestrillo de yeso braquiopalmar y se deja actual durante 3 o 4 días.
  • Fractura tipo II. Se utiliza también una férula de yeso durante una o dos semanas. A partir de aquí, la clave para escoger cómo proseguir está en averiguar si existe dificultad para el movimiento del brazo. En caso de que haya más fragmentos de hueso roto que impliquen un bloqueo mecánico, es posible y recomendable realizar una intervención quirúrgica.
  • Fractura tipo III. En todos los casos de grado III se requiere cirugía para tratar de reparar los daños. Si no es posible reparar los trozos de los huesos o los tejidos, se procede a extraer la cabeza radial y, en ocasiones, a colocar una artificial.

La verdad es que la operación fue muy, muy bien. Salí del quirófano sin escayola y moviendo el brazo ya, prácticamente.

Fractura de codo. Rehabilitación

Los pasos a seguir a posteriori dependen evidentemente del tipo de fractura y del tratamiento que se haya realizado. En cuanto sea posible, es recomendable iniciar los ejercicios de rehabilitación para trabajar en la estabilidad del codo y del hombro sobre todo. Con ello, se busca disminuir el dolor y el edema. Poco a poco se va recuperando el rango articular y la fuerza muscular.

Estuve asistiendo a la Clínica CEMTRO de fisioterapia para la rehabilitación además de a mi propio fisioterapeuta personal. Fue una recuperación larga pero muy buena, una recuperación completa con toda la movilidad y con la fuerza. A día de hoy, ha pasado más de un año y no he tenido ningún problema.

En caso de que el paciente sea deportista y tras lograr que la articulación vuelva a funcionar con normalidad, hay que trabajar también en la fase de readaptación deportiva, como se recomienda en nuestro centro de Fisio Club & Sports. Se busca volver a practicar deporte sin riesgo de volver a tener una lesión. Si la lesión es muy compleja o grave, es posible que haya que realizar un plan de trabajo personalizado para el paciente.

Es lo que nos suele decir casi todo el mundo: “Tenéis que estar locos para tiraros por esos sitios así”. Yo creo que es todo lo contrario. Tienes que estar muy cuerdo, tienes que saber muy bien lo que haces, tener una muy buena velocidad de reacción. Obviamente nos preparamos, hay muchísimas horas de entrenamiento detrás, de práctica, de repetición, de maniobras y luego por la parte física, pues hay muchas horas de entrenamiento en el gimnasio para prevenir lesiones. Sabemos que el riesgo está ahí y hacemos lo que podemos para prevenir, pero hay veces que pasa lo peor y es cuando nos toca venir a Clínica CEMTRO.

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Cita Online
Canal Denuncias