fbpx

Historia de la artroscopia

El artroscopio –de origen Japonés- fue perfeccionado por un grupo de excelentes ortopedas americanos y europeos, y ha representado una gran contribución a la medicina y a las artes que curan

En efecto, la cirugía artroscópica ha conducido a una revolución en la cirugía llamada ahora “cirugía mínimamente invasiva” (C.M.I) que es básicamente una salida de las incisiones grandes anteriormente requeridas, para identificar y tratar patologías.

La artroscopia fue inventada por el japonés Prof. Dr. K. TAKAGI (1918) de la Universidad de Tokio, utilizando un cistoscopio con el que observó el interior en la rodilla de un cadáver. En el año 1938 se realizó la primera exploración artroscópica en Japón, mientras que en Europa y en Norteamérica el interés por la artroscopia se había extinguido.

El Prof. Dr. M WATANABE, sucesor del Prof. Dr. K. TAKAGI, persistió en su labor de desarrollar el instrumental y la técnica, y en 1960 en colaboración con el DR. S. TAKEDA presentaron el “artroscopio 21”, diseñado para la artroscopia de la articulación de la rodilla. En 1962 el DR. WATANABE fue el primero en realizar una meniscectomía por artroscopia del CPMI –cuerno posterior de menisco interno-.

R. W. JACKSON viajó a Japón a ver reimplantes de miembros y le sorprendió y cautivó la visión de la articulación de la rodilla por WATANABE y en ello puso todo su esfuerzo y cuando regresó a Toronto (XII – 1964) desarrolló la artroscopia e influyó en establecer esta técnica en el mundo occidental y sin duda fue uno de los artífices de este proceder.

Contaba Jackson que llegó a un acuerdo con Watanabe, “el me enseñaría la artroscopia a cambio de enseñarle yo inglés a él”. En 1966, el DR. R. W. JACKSON extirpó dos cuerpos libres de la rodilla, y un asa de cubo en 1970.

Otros muchos autores influyeron posteriormente en imponer la artroscopia como método quirúrgico en la década de los 70. En España se introduce en 1976 con el Artroscopio “Watanabe 21”. La artroscopia se inició en la rodilla, pero aquellos médicos pioneros (EIKELARA, 1975; DANDY, 1978; CARSON, 1979; IKEUCHI, 1979; O’CONNOR, 1979; GUILLEN, 1979) la ampliaron a otras articulaciones (tobillo, hombro y codo…) y su expansión ha sido tan universal como para existir Sociedades Nacionales de Artroscopia en todos los países del mundo.

La técnica artroscópica, en un principio poco aceptada por muchos especialistas, da paso a la Cirugía Mínimamente Invasiva, con grandes beneficios sobre millones de pacientes en todo el mundo, y es, posiblemente, una de las tres más importantes contribuciones a la sociedad por la Traumatología en este siglo pasado. Las otras dos contribuciones importantes son la reducción abierta y fijación interna de las fracturas y los reemplazos totales articulares.

Evolución de la artroscopia

En los años 70 la visión del interior de la articulación se hacía con visión directa a través de la lente que era alimentada con cable de luz fría. Había una óptica de enseñanza para hacer fotos y mirar el colaborador (Artroscopia de primera generación).

En los 80 aparecen las cámaras artroscópicas que sacaban la imagen del interior de la articulación a una pantalla, tras adaptarse perfectamente a la lente. Este segundo paso en la artroscopia precisa de dos cables que cruzan el campo quirúrgico y que exigen ser desinfectados. Por tanto son fuentes de contaminación o infección (Artroscopia de segunda generación).

A principios de los 2000, el Dr. Pedro Guillén concibe el artroscopio sin cables, una innovación que permite liberar el artroscopio de sus conexiones a fuentes de energía y a torres de vissualización, por klo que hace la técnica más fácil y segura, y permite realizarla en localizaciones sin infraestructura quirúrgica (Artroscopia de tercera generación).

La historia de la artroscopia continua avanzando, buscando que las intervenciones quirúrgicas sean cada vez más sencillas e inccruentas. Entre los caminos de investigación abiertos al futuro está el desarrollo de la mini-artroscopia, la artroscopia diagnóstica que podrá realizarse en la misma consulta del traumatólogo.

Visita otros artículos relacionados
con el equipo del Doctor Guillén

Menú