fbpx

Neoplasia intraepitelial anal

La neoplasia intraepitelial anal es una lesión displásica del epitelio del ano que precede al cáncer de ano

Esta lesión se gradúa (NIA I, II, III) en dependencia de la afectación en profundidad al epitelio, de tal forma que la lesión NIA I es considerada una displasia leve, mientras que la NIA II y III, son consideradas displasias de alto grado.

La NIA puede detectarse mediante citología anal y su diagnóstico definitivo se establece con la biopsia, que determinará el grado de displasia y la profundidad de la invasión epitelial.

La NIA I puede tener una regresión espontánea sin ningún tipo de tratamiento, o evolucionar a grados mayores de displasia, lo cual sucede aproximadamente en el 10% de los casos.

Las NIA II y III son las lesiones precursoras del cáncer de ano. Varios estudios han constatado la progresión de una NIA III a un carcinoma in situ, pero aún se necesitan más estudios para determinar el significado clínico de la NIA.

La prevalencia de NIA en distintos estudios es:

  • Hombres que tienen sexo con hombres: 35%
  • Hombres que tienen sexo con hombres, VIH+: 72-81% (35-52% de NIA II y III)
  • Mujeres con CIN III (neoplasia intraepitelial cervical) o cáncer de cérvix: 20%
  • Paciente con condilomas anales: 10%

Por lo tanto, los grupos de riesgo para presentar una NIA y un carcinoma epidermoide de ano, coinciden.

En los pacientes VIH + se ha demostrado que el riesgo de presentar NIA aumenta con la duración de la infección y con la disminución del valor de CD4. Es decir a mayor tiempo de infección por VIH, mayor posibilidad de desarrollar un carcinoma epidermoide de ano.

Tratamiento

El tratamiento de la NIA es complejo debido a su alta tasa de recurrencia y de lesiones metacrónicas (aparición sucesiva de lesiones en el tiempo). El tratamiento de la NIA no erradica la infección por VPH, por lo que esto obliga al seguimiento a largo plazo.

El tratamiento se debe ajustar a cada paciente y depende de la localización, extensión, disponibilidad y experiencia de cada centro.

  • NIA bajo grado (NIA I): No se trata, se vigila, salvo que el paciente presente síntomas o gran ansiedad al respecto.
  • NIA alto grado (NIA II y III): Se debe tratar, salvo que la afectación sea tan extensa que su tratamiento pueda derivar en complicaciones mayores que la propia enfermedad.

El tratamiento puede ser tópico, ablativo o quirúrgico. Las lesiones pequeñas y localizadas pueden ser tratadas con ácido tricloroacético, coagulador infrarrojo o electrobisturí.

Las lesiones más grandes y extensas son más difíciles de tratar. Se puede ofrecer tratamiento tópico autoaplicado (imiquimod y 5-fluorouracilo), con el fin de curar o de reducir las lesiones, hasta hacerlas adecuadas para tratamiento ablativo o quirúrgico.

Profilaxis

El preservativo no protege de la transmisión del VPH, ya que el reservorio principal del virus se encuentra en la base del pene y en el escroto, de esta forma la abstinencia es la forma más eficaz de prevención

Vacunación VPH

El 70% de los carcinomas epidermoides de ano son producidos por el VPH 16. La vacuna tetravalente cubre los tipos 6,11,16 y 18. La vacuna es más eficaz cuando el sujeto no ha sido expuesto al VPH, por lo que se debería vacunar a toda la población a una edad temprana para que su eficacia fuese máxima. Se está estudiando esta posibilidad desde el punto de vista de coste-efectividad. Otro estudio ha revelado que la vacuna es eficaz para aquellos adultos, menores de 26 años o que hayan tenido menos de tres parejas sexuales.

Visita otros artículos relacionados
con la cirugía general aparato digestivo

Menú