fbpx

Cáncer de colon y recto (cáncer colorectal)

El cáncer de colon y recto es el segundo tumor maligno más frecuente en España y en Europa. En España se diagnostican 25.000 nuevos casos al año, y 12.000 personas mueren anualmente a consecuencia de esta enfermedad

Introducción

El cáncer colorrectal es una enfermedad que aparece habitualmente sobre lesiones precancerosas, los pólipos intestinales. La aparición de estos pólipos se debe a múltiples causas, algunas de ellas prevenibles. Es importante reconocer a las personas que por motivos familiares, por hábitos perniciosos o por enfermedades, tienen más riesgo de desarrollar pólipos y cáncer de colon y recto, puesto que existen medidas que evitan su aparición y previenen el cáncer de colon y recto.

Los pólipos intestinales crecen lentamente desde su aparición. En algunos de ellos, tras años de evolución, pueden aparecer zonas cancerígenas que, extendiéndose a través del pólipo hasta la pared del intestino, producen el cáncer de cólon y recto.

Detección y diagnóstico

El cáncer colorrectal no suele dar síntomas clínicos hasta que la enfermedad está muy avanzada. Sin embargo, en sus fases iniciales (cuando aún está confinado al pólipo), el cáncer pueden detectarse por la presencia de sangre oculta en las heces. Además, la realización de colonoscopias preventivas permite la detección y extirpación de pólipos antes de que se haya desarrollado un cáncer.

Cuando el cáncer da síntomas, estos suelen ser síntomas intestinales inespecíficos, como cambios en el hábito intestinal, aparición de sangre en las heces o dolor abdominal. Es importante realizarse un estudio de cáncer colorrectal ante la aparición de estos síntomas si no pueden ser explicados por otras causas.

En ocasiones, el cancer de colon se manifiesta directamente por sus metástasis en otros órganos o con síntomas generales como cansancio, pérdida de peso y falta de apetito.

Cuando se diagnostica un cáncer de colon, el primer paso es determinar la extensión de la enfermedad y la agresividad del tumor. Una vez hecho esto, un equipo de especialistas decide el tratamiento más adecuado para cada paciente, que suele implicar cirugía y, según el tipo de tumor, quimioterapia y/o radioterapia. Es importante saber que un gran porcentaje de los casos, sobre todos los que se detectan precozmente, se pueden curar por completo.

Detección precoz del cáncer colorectal

Se cree que las campañas de prevención y detección precoz del cáncer colorrectal podrían disminuir la mortalidad por cáncer de colon y recto en un 40%. Es decir, podrían salvarse entre 4000 y 5000 vidas al año en España. Sin embargo, estas campañas de prevención ni se realizan en todas las comunidades autónomas, ni llegan a toda la población.

Cómo se realiza

Para la detección precoz del cáncer colorrectal en la población normal se recomienda la realización de colonoscopias cada 5-10 años, o la determinación de sangre oculta en heces cada 1-2 años, a partir de los 50 años. La elección de la prueba y el tipo de seguimiento posterior dependen de cada persona en concreto.

En las poblaciones con riesgo elevado de cáncer de colon y recto (historia familiar, antecedentes de pólipos, enfermedades intestinal…) las recomendaciones para la prevención y detección precoz son distintas.

Factores de riesgo

El cáncer colorrectal es una enfermedad frecuente, potencialmente mortal pero prevenible. Su aparición está facilitada por factores ambientales y genéticos.

La mayor parte de los cánceres colorrectales, el 70%, aparecen de forma esporádica (sin antecedentes familiares), aunque un 30% se presenta en pacientes con historia familiar de cáncer de colon o recto (predisposición genética). Sólo el 5% de los cánceres colorrectales son debidos a enfermedades genéticas familiares (poliposis adenomatosa familiar y síndrome de Linch) que acarrean un altísimo riesgo de cáncer colorrectal y que pueden detectarse por estudios genéticos.

Es importante saber qué factores lo favorecen y cuales protegen de él porque esto nos permite prevenirlo, y también detectar a las personas con alto riesgo de cáncer de colon que necesitan una vigilancia especial. Entre los factores a analizar se encuentran aspectos demográficos, factores genéticos y familiares, enfermedades concurrentes y factores ambientales.

En general, hay que saber que la incidencia de cáncer colorrectal se incrementa con la edad, ocurriendo el 90% en mayores de 50 años. Aparece con más frecuencia y más tempranamente en los varones que en las mujeres, y es más agresivo y ligeramente más frecuente en la raza negra que en la caucasiana. También es interesante saber que es más frecuente en países desarrollados.

Factores genéticos y familiares

El cáncer de colon y recto es un tipo de tumor muy influenciado por factores genéticos y familiares.

Aunque la mayor parte de los casos aparecen aisladamente, en un porcentaje muy alto (30%) hay antecedentes familiares de cáncer de colon o recto. Dicho de otra forma, los familiares de personas con cáncer de colon y recto tienen más riesgo de desarrollar cáncer colorrectal que la población general, lo que implica medidas distintas de prevención.

Sin embargo, la mayor parte de estos “antecedentes familiares” implican un riesgo bajo (aunque más elevado que la población general) de cáncer. Tan sólo el 5%de los cánceres colorrectales son debidos a enfermedades genéticas familiares (poliposis adenomatosa familiar y síndrome de Linch) que acarrean un altísimo riesgo de cáncer colorrectal y que pueden detectarse por estudios genéticos.

Antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal o de pólipos adenomatosos

Quienes han tenido un cáncer de cólon o recto, o aquellos a quienes se les ha encontrado un pólipo adenomatoso tienen un alto riesgo de desarrollar nuevos pólipos o cánceres en el futuro. Por ese motivo deben seguir unas medidas de vigilancia más estrictas que la población normal.

Además, los familiares de primer grado de estos pacientes tienen un riesgo más elevado del normal de desarrollar pólipos adenomatosos y cáncer, por lo que también las recomendaciones de vigilancia periódica deben ajustarse a estas circunstancias.

Síndromes hereditarios de cáncer colorrectal

Existen varias enfermedades genéticas heredables que producen un alto riesgo de cáncer colorrectal, por lo que deben seguir unas medidas especiales de prevención y diagnóstico precoz.

  • Poliposis adenomatosa familia, (también síndrome de Gardner y síndrome de Turcot): Quienes padecen este síndrome presentan múltiples pólipos intestinales que comienzan a aparecer en la infancia. El 90% de estos individuos desarrollarían un cáncer colorrectal de no ser adecuadamente tratados.
  • Síndrome de Lynch: Este síndrome se caracteriza por la aparición de cánceres colorrectales a edad temprana, sin asociación con poliposis. Además, el cuadro se asocia con otros tumores digestivos, tumores de endometrio y ovario, del cerebro y del sistema urinario.

Visita otros artículos relacionados
con la cirugía general aparato digestivo

Menú