Con motivo del Día Mundial del Corazón que se celebra este viernes 29 de septiembre, la Clínica CEMTRO ha elaborado una serie de recomendaciones y pautas de prevención de la mano de especialistas en Medicina Deportiva y Cardiología, para promover la práctica de ejercicio físico como una de las mejores medicinas para el sistema cardiovascular.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España la situación que describe el Instituto Nacional de Estadística (INE) en base a la última publicación es que las enfermedades de tipo cardiovascular representan el 29,4% de los fallecimientos, por encima del cáncer (26,4%) y de las enfermedades del sistema respiratorio (12,3%).

La prevención es un aspecto fundamental para cambiar estas cifras, y así lo manifiesta la Fundación Española del Corazón, a través de campañas como la de este año, enfocadas a la promoción de hábitos de vida saludables, afirmando que hasta el 80% de las enfermedades del corazón y hasta el 90% de los infartos podrían prevenirse con un estilo de vida más saludable, realizando más ejercicio físico y vigilando nuestra dieta.

Las personas físicamente inactivas tienen dos veces más probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares (ECV) que las personas que realizan actividad física de forma regular. El Dr. Miguel Pérez-Carasa, Jefe del Servicio de Cardiología de CEMTRO, explica que en relación con las ECV la práctica regular de ejercicio físico actúa en varios niveles de forma positiva: “Por un lado, disminuye los factores de riesgo, especialmente la hipertensión, el sobrepeso u obesidad, la dislipemia y la diabetes. Por otro lado, ejerce efectos directos sobre el lecho vascular, sobre las arterias coronarias en particular y sobre el músculo cardiaco”.

Los especialistas de Clínica CEMTRO, así como las principales sociedades de Medicina Deportiva, consideran fundamental concienciar a la sociedad de la importancia de someterse a un reconocimiento médico deportivo. El Dr. Tomás Fernández Jaén, Jefe del Servicio de Medicina y Traumatología del Deporte, afirma que estos reconocimientos se deberían realizar en todas las personas que se vayan a iniciar en la práctica deportiva: “La finalidad de los reconocimientos médicos deportivos es detectar aquellas patologías que puede condicionar una lesión e incluso la muerte al deportista durante la realización de la actividad fisca”. Por otra parte, explica Fernández, “son determinantes para saber cuál es la mejor actividad física para la persona reconocida en virtud de sus cualidades físicas”.

Con esta evaluación médica no se trata solo de saber si el deportista presenta una cardiopatía, sino que también se valora su estado de forma y la intensidad de ejercicio que puede realizar sin poner en peligro su vida. Sobre la frecuencia con la que deben realizarse los reconocimientos de este tipo, el especialista en medicina deportiva considera que “se debería repetir según la edad y riesgos estudiados en un reconocimiento cada 1-2 años”.

Según el responsable de Cardiología de CEMTRO, “la valoración clínica previa debe incluir la historia de salud completa, compuesta por los antecedentes familiares, personales, la recogida de sintomatología y la realización de una exploración física que haga especial hincapié en los aparatos cardiovascular, pulmonar y locomotor”. El doctor también considera aconsejable realizar un electrocardiograma en mayores de 30 años.

La Dra. Ana de la Torre, del Servicio de Medicina y Traumatología del Deporte del hospital y médico del Getafe CF, aconseja incluir una prueba de esfuerzo para descartar patología cardiaca previa que se pudiera precipitar y desarrollar con el ejercicio. La responsable de los servicios médicos del club de fútbol madrileño matiza que la edad es un factor importante a la hora de fijar límites y evitar riesgos: “debe ser tenida en cuenta, puesto que la frecuencia cardiaca máxima para desarrollar un ejercicio varía con la edad”.

Los profesionales de la Clínica CEMTRO señalan que los deportes más beneficiosos para el corazón son los denominados aeróbicos, de baja y mediana intensidad. Así lo pone de manifiesto un reciente estudio publicado el presente año en el British Journal of Sports Medicine (BJSM), que incluye los deportes de raqueta y la natación entre los que reducen en mayor medida el riesgo de fallecer por culpa de una enfermedad del corazón o de tipo vascular. “Los deportes de alta intensidad y que se desarrollan en corto tiempo de ejecución podrían poner de manifiesto enfermedades que hasta ese momento han estado silentes, no queriendo decir con esto que los deportes de alta intensidad no tengan beneficios”, afirma el Dr. Fernández.

Respecto a las prácticas que pueden suponer mayor riesgo cardiovascular, la Dra. de la Torre recomienda cautela en trabajos de fuerza en personas de mediana y elevada edad “pues podrían aumentar el riesgo de elevar la tensión arterial”.

La Clínica CEMTRO acaba de presentar un Servicio de Medicina y Traumatología del Deporte dirigido a las personas que de forma aficionada quieren practicar deporte con seguridad, aplicando los conocimientos y procedimientos de la medicina de alta competición a los deportistas de todas las edades y de todos los niveles deportivos. Este servicio se basa en prevención eficaz, diagnóstico precoz, y tratamientos avanzados para alcanzar en el menor tiempo posible el mayor rendimiento funcional después de la lesión sufrida.

 

Para ver la infografía "5 claves para una práctica deportiva segura para tu corazón" pincha aquí

Para ver la nota de prensa pincha aquí

 LOGO 72ppp       Logo Amplicel         2735964 full lnd

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto