Madrid, 25 de agosto de 2016. Investigadores del Salk Institute de San Diego – California- USA, de Clínica CEMTRO de Madrid, Hospital Clinic de Barcelona, NIH, Universidad de California en San Diego, la Universidad de Tokai de Japón y la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), han tenido éxito en la obtención de células progenitoras de riñón capaces de dividirse indefinidamente en el laboratorio.

Investigadores de las instituciones referidas han descubierto el “Santo Grial de la eterna juventud”, al menos cuando se trata de un tipo de célula precursora de riñón humano. Los intentos anteriores para mantener cultivos de las denominadas células progenitoras de la nefrona han resultado a menudo fallidos, ya que las células murieron o gradualmente perdieron su potencial de desarrollo en lugar de permanecer en un estado de precursor médicamente útil.

Lo novedoso es que mediante el uso de un cultivo en tres dimensiones y una nueva mezcla de moléculas de soporte, los autores de la publicación en la revista Cell Stem Cell, de fecha 25 de agosto, han mantenido con éxito las células al principio de su desarrollo. Tales células de riñón en fase inicial se podrían utilizar para hacer crecer tejido renal de sustitución con el fin de estudiar el órgano así como para tratar enfermedades.

En la publicación, "ofrecemos una prueba de concepto de cómo capturar y mantener un número ilimitado de células precursoras de riñón", dice Juan Carlos Izpisúa, profesor en el Laboratorio de Expresión Génica del Salk Institute. "Tener un número ilimitado de estas células podría ser un punto de partida para hacer crecer órganos funcionales en el laboratorio, así como una forma de empezar a aplicar la terapia celular a riñones cuya función está disminuida."

Las células progenitoras de nefronas (CPN), al menos en los seres humanos, normalmente solo existen durante una breve etapa de desarrollo embrionario. Las células pasan a formar nefronas, las unidades funcionales del riñón, responsables de la filtración de la sangre y la excreción de orina. Pero los adultos no tienen CPN restantes para hacer crecer nuevo tejido renal después de un daño o enfermedad. La generación de CPN en el laboratorio, creen los científicos, ofrecerá una nueva forma de estudiar el desarrollo del riñón y permitirá, a largo plazo, el tratamiento de las enfermedades renales.

Anteriormente, otros grupos de científicos han utilizado células madre pluripotentes inducidas (iPSCs) para hacer las células parecidas a las CPN (NPC-like). "Esos enfoques toman mucho tiempo, es difícil aislar una población pura, y las células NPC-like son todavía transitorias," dice Zhongwei Li, investigador asociado en el laboratorio de Izpisúa Belmonte y co-primer autor del nuevo artículo. En esos casos, la CPN a menudo dieron lugar a células de riñón adultas en unos días, sin dejar constante de la población de células progenitoras para estudiar.

En primer lugar, Izpisúa Belmonte, Li y resto de autores del trabajo publicado trabajaron con CPN directamente aisladas de embriones de ratón para desarrollar métodos para mantener estas CPN en su estadio progenitor, que por lo general es transitorio. Descubrieron que manteniéndolas en un cultivo en tres dimensiones, en lugar de placas de cultivo planas, y utilizando una nueva mezcla de moléculas de señalización, podrían mantener las CPN durante más de 15 meses. Pasaron a continuación a demostrar que las células cuando se trasladaban a nuevas condiciones, podían entonces ser inducidas a convertirse en estructuras similares a nefronas funcionales tanto en el laboratorio como al ser implantadas en animales.

A continuación, el equipo utilizó CPN embrionarias humanas y CPN humanas generadas a partir de células madre para modificar el protocolo para el uso humano. Una vez más, fueron capaces de mantener a largo plazo el estadio de CPN.

Aparte de una terapia regenerativa para reemplazar órganos enfermos, los científicos añaden que CPN podrían ser usadas como modelo de enfermedades en el laboratorio. Mediante la introducción de mutaciones relacionadas con distintas enfermedades en las células, los investigadores podrían estudiar la aparición y progresión de enfermedades y obtener nuevos conocimientos sobre las mismas, así como el cribado y descubrimiento de nuevos medicamentos para el tratamiento.

A continuación, los autores quisieran investigar cómo cultivar los otros tipos de células progenitoras que se requieren para un riñón completo, además de las nefronas formadas a partir de CPN. "Hay varias células progenitoras que trabajan juntas para hacer un órgano completo", dice Li. "Si podemos cultivar también las otras células progenitoras estaremos más cerca de construir riñones trasplantables."

“Estamos en condiciones de informar que tenemos en la Clínica CEMTRO y el Salk Institute resultados preliminares, usando el mismo abordaje para obtener precursores de cartílago humano por primera vez”, comenta el profesor Pedro Guillén, otro de los autores del artículo, “No descansaremos hasta disponer en nuestro arsenal terapéutico de una “yogurtera” con células alogénicas para usar en cualquier tipo de lesión o enfermedad” añade el profesor Guillén refiriéndose a la posibilidad de tener en cultivo un reservorio inagotable de células regenerativas.

Otros investigadores en el estudio han sido Toshikazu Araoka, Jun Wu, Hsin-Kai Liao, Mo Li, Min-Zu Wu, Isao Tamura, Yun Xia, Ergin Beyret, y Concepción Rodríguez Esteban, del Instituto Salk; Marta Lazo y Josep M. Campistol del Hospital Clínico de Barcelona; Bing Zhou y Yinghui Sui de la Universidad de California en San Diego; Taji Matsusaka de la Escuela de Medicina de la Universidad de Tokai; Ira Pastan del Instituto Nacional del Cáncer e Isabel Guillén de Clínica CEMTRO de Madrid.

El trabajo y los investigadores involucrados fueron subvencionados por becas de la Fundación Universidad de Kyoto, el Nagai Fundación Tokio, la Fundación Renal Japón, el Instituto de Medicina Regenerativa de California, una beca de la Fundación Catharina, la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), Fundación Dr. Pedro Guillén, El G. Harold y Leila Y. Mathers Fundación de Caridad, La Leona M. y Harry B. Helmsley Charitable Trust y la Fundación Moxie.

La Clinica CEMTRO en la investigación

Además de una intensa actividad asistencial médica, la Unidad de Investigación Biomédica (UIB) de Clínica CEMTRO desarrolla en la Sala Blanca -una sala especial para cultivos celulares de uso en clínica, no sólo en investigación- una importante labor en el campo de la terapia celular y la medicina regenerativa, siguiendo el lema “La célula como medicamento”. Todo avalado por la Fundación Dr. Pedro Guillén, institución independiente y sin ánimo de lucro.

Bajo la premisa de que “Todo hospital -o país- que no investiga se empobrece” el centro madrileño continúa trabajando activamente en esta investigación colaborando con el Salk Institute de La Jolla California, Departamento de Biología Celular, dirigido por el prestigioso profesor Juan Carlos Izpisúa Belmonte.

Para descargar la nota de prensa pincha aquí        

 LOGO 72ppp       Logo Amplicel         2735964 full lnd

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto