La lesión muscular es una de las lesiones más frecuentes en la práctica deportiva. Sin embargo, dado que en general revisten menor importancia que las lesiones osteoarticulaeres, se les ha prestado tradicionalemente, menor atención. Es la Medicina y Traumatología del deporte la que ha avanzado en la descripción, clasificación y tratamiento de estas lesiones, puesto que son las lesiones más frecuentes en muchos deportes. Por ejemplo, en futbolistas, suponen el 30-40% de todas ellas. 

La lesión muscular se produce habitualmente cuando una contracción o una elongación forzadas del músculo causan la rotura de las fibras musculares, y su grado varía desde las simples agujetas a las roturas completas del músculo. 

Clasificación

Para entender y tratar una lesión muscular es imprescindible conocer tres factores: El músculo que ha sido lesionado, la zona del músculo que se ha visto afectada y el grado de la lesión.

1)  Músculo lesionado. Los músculos que con más frecuencia se lesionan son los biarticulares (múisculos que unen y movilizan dos articulaciones): Triceps sural, gemelos y sóleo; músculos isquiosurales (conocidos como isquiotibiales); cuadriceps; biceps braquial. El músculo adductor, aunque sólo engloba una articulación, también es un músculo frecuentemente lesionado, sobre todo en futbolistas.

2)  Localización. Cada día se presta más atención a la localización de las lesiones dado que la recuperación y el pronóstico varía. El daño muscular puede ocurrir a nivel del:

           a. Vientre muscular. Es la zona de mayor espesor muscular.
           b. Unión miofascial. Es la zona de unión entre dos músculos, o entre varios paquetes musculares, donde con frecuencia se forman hematomas y fibrosis tras las roturas.
          c. Unión miotendinosa. La zona de transición entre músculo y tendón, donde con más frecuencia se produce la lesión muscular.

3) Grado. El grado hace referencia a la cantidad de fibras musculares dañadas. La mayoría d elas clasificaciones distinguen cuatro grados:

          a.  Grado 0.  Se produce un daño estructural de la fibra muscular, produciéndose edema en la zon paro no hematoma. Coloquialmente corresponde a las denominadas agujetas, calambres, contracturas y sobrecargas. El tiempo de recuperación es de pocos días y no precisa un tratamiento específico.
          b.  Grado 1. Pequeña rotura de fibras, con mínimo hematoma. Se denomina habitualmente "micro-rotura fibrilar", y se recupera en 1-2 semanas.
          c.  Grado 2. Es la típica rotura de fibras musculares que se acompaña de un hematoma y de impotencia funcional inmediata tras la lesión. Se recupera en 3-4 semanas.
          d.  Grado 3. Es la rotura completa del músculo en su vientre muscular o en la zona miotendinosa. El tiempo de recuperación nunca es inferior a 6-8 semanas.

 Estos tres factores se contemplan en la clasificación realizada por la AEMEF (Asociación Española de Médicos de Equipos de Futbol) en 2007, que fue aceptada por los médicos de futbol de 1ª y 2ª división, y que posteriormente ha servido de guía para muchos otros médicos del deporte.

Tratamiento:

El tratamiento dependerá de la clasificación de la lesión de acuerdo a los factores arriba mencionados. En general, podemos afirmar que para un buen tratamiento es imprescindible respetar los tiempos biológicos de cicatrización, es decir, ir de la mano con los mecanismos de nuestro organismo en la curación de la lesión. Un buen tratamiento de fisioterapia y una buena readaptación del gesto deportivo facilitarán el éxito del tratamiento y evitarán las tan temidas recaidas de las lesiones musculares. 

Ocasionalmente, en lesiones musculares de grado 3, es decir, roturas musculares completas, o en las desinserciones de los tendones de los músculos lesionados, puede ser necesario el tratamiento quirúrgico. 

 

Fdo: Juan Carlos Hernández Yañez

0
0
0
s2sdefault

Nuestras Redes

 LOGO 72ppp       Logo Amplicel         2735964 full lnd

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto